Views of the 20th century: Duby-Ariès // Lecturas del s.XX: Duby-Ariès


For a better understanding and to complete all those elements linked to the brand experience that influence the buying process, we will count with the collaboration of experts that will introduce concepts that will improve our business development, from different disciplines and points of view. Today we are pleased to introduce a new text of Insik W. Yoon, sociologist.

Internet, social media, privacy are hot topics in business today. Every enterprise tends to the Net and it seems inevitable that we will living in an “entangled” society. With IT and mobile connectivity to transform any place in a workplace, and the problem of privacy in social networks, it is obvious to consider where it begins and ends the private sphere. In an interview in a Spanish newspaper at Polo brothers, creators of Territorio Creativo and authors of #Socialholic (Gestión 2000), Fernando Polo made this reflection: “the line between the private and the personal will be diluted in the coming years.” Do not quite understand the difference between private and personal, but the comment reminded me of a monumental work by historians led by Georges Duby and Philippe Ariès, the fifth volume of the History of Private Life: Riddles of Identity in Modern Times .

Duby explains that the dissociation between business and family was not a strictly a urban phenomenon. In the peasantry, this movement of separation among the farm and home starts during the nineteenth century when raising a wall between the common room and the barn. This is not to preserve family privacy, but to dissociate clearly the work and private life; both become autonomous. Thereafter, one is structured in opposition to the other. In the early twentieth century that border was still confused; before, the company or the family farm gathered in one place two sets of different activities.

The history of the twentieth century, in part, is the history of this dissociation, which also implies a distinction between time and space. The organization of the workplace specializes with the diffusion of Taylorism, which implies a strict order and assigns each worker a place, reinforcing the control over the domain of time and space. The use of time is structured following the differentiation of space. But as sensed Fernando Polo, “we are workers of the information society and the opposite is happening to us.” Work starts in the same place where you live, you start to “live” where you work (anywhere) which will lead to a cultural change in the way of thinking about “life and work” beyond the conventional schemes of “balancing family and work.” The spaces are becoming multifunctional and fickle. Control over the time and space domain is diluted, and the individual gains in power of choice.

The History of Private Life reviews the history of the last two thousand years from the perspective of this double conflict, showing how we have engaged in constant battles between the private and public, separated by a “wall” that moves back and forth, marking the end and beginning of new eras. The private power resists outwards from the assaults of public power, but inside, it also contains individual aspirations to independence.

I.W.Y.
Ego Consumans

—-

Para completar y entender mejor todos los elementos vinculados a la experiencia de marca que inciden en el proceso de compra, contaremos con la colaboración de expertos que nos irán introduciendo, desde distintas disciplinas y visiones, conceptos que nos ayudarán a construir mejor nuestro negocio. Hoy estamos encantados de presentaros un nuevo texto de Insik W. Yoon, sociólogo.

Internet, redes sociales, privacidad son temas candentes de la actualidad empresarial. Todo negocio tiende a la Red y parece irremediable que viviremos en una sociedad “enredada”. Con las TI y la conectividad móvil que transforman cualquier lugar en un lugar de trabajo, y el problema de la privacidad en las redes sociales, es obvio plantearse dónde empieza y dónde acaba la esfera de lo privado. En una entrevista a los hermanos Polo, creadores de Territorio Creativo y autores de #Socialholic (Gestión 2000), Fernando Polo hacía esta reflexión: “la barrera entre lo privado y lo personal se diluirá en los próximos años”. No entiendo muy bien la diferencia entre lo privado y lo personal, pero el comentario me recordó una obra monumental dirigida por los historiadores Georges Duby y Philipe Ariès, el quinto volumen de la Historia de la vida privada: de la Primera Guerra Mundial hasta nuestros días.

Duby explica que la disociación entre la empresa y la familia no fue un fenómeno estrictamente urbano. En el campesinado, este movimiento de separación entre la explotación y el domicilio se inicia durante el s.XIX cuando se eleva un muro entre la habitación común y el establo. No se trata de preservar la intimidad familiar, sino de disociar claramente el trabajo y la vida privada; ambas se hacen autónomas. A partir de entonces, ésta se estructura por oposición a aquélla. A comienzos del s.XX esa frontera todavía se confundía; antes, la empresa o la explotación familiar reunía en un único y mismo lugar dos series de actividades diferentes.

La historia del s.XX es, en parte, la historia de esta disociación, que implica además una diferenciación de tiempo y espacio. La organización del lugar de trabajo se especializa con la difusión del taylorismo, que implica un orden estricto y asigna a cada obrero un lugar; se refuerza el control sobre el dominio del tiempo y el espacio. La utilización del tiempo se estructura siguiendo la diferenciación del espacio. Pero como intuía Fernando Polo, “a nosotros, que somos trabajadores de la sociedad de la información, nos está pasando lo contrario”. Se empieza a trabajar en el mismo sitio donde se vive, se empieza a “vivir” en donde se trabaja (en cualquier lugar): lo que llevará a un cambio cultural en la forma de concebir “vida y trabajo” más allá de las formas convencionales de la “conciliación familiar y del trabajo”. Los espacios empiezan a ser multifuncionales y volubles. El control sobre el dominio del tiempo y el espacio se diluye, y el individuo gana en poder de elección.

La Historia de la vida privada repasa la historia de los últimos dos mil años desde la perspectiva de este doble conflicto, mostrando cómo se han entablado combates constantes entre lo privado y lo público, separados por un “muro” que avanza y retrocede, marcando el fin y el comienzo de nuevas épocas. El poder privado resiste, hacia fuera, los asaltos del poder público; pero, hacia dentro, también contiene las aspiraciones individuales a la independencia.

I.W.Y.
Ego Consumans

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s