Temps suspendu: Hermès vs Hermes


For a better understanding and to complete all those elements linked to the brand experience that influence the buying process, we will count with the collaboration of experts that will introduce concepts that will improve our business development, from different disciplines and points of view. Today we are pleased to introduce a text of Elena Rocchi, architect, artist and teacher.

There are small actions that give to us as designers the ability to make a transversal reflection between knowledge, occupation and age. Reflection requires a suspended time. Mr. Alvaro (Siza) is impressed on how in our time there is a hurry to finish everything quickly. For some time now, I agree with him. I am an architect. In my work there is never time to finish the good work. Perhaps Architecture and Interior Design will now suffer because of the rush. Architects are freaks of drawing and redrawing, this obsession to retain the good ideas, enjoying the slow time of the working hypotheses. Difficult task, because at the end of the day you have to mediate with the width of the street …

Here I will deal with a slower theme, almost suspended.

Italo Calvino, in his posthumous book “Six Memos for the Next Millennium” opens the book talking about “taking weight” as an attitude to the new time in which we live right now, as well as designers. Speaks of Pegasus, the winged horse born from the blood of Medusa, and Hermes with winged feet, light, air, deft, agile, adaptable, all equipped to “run” from one side to another and to establish relationships between men and their gods. The most similar to our Internet. At a era when there was not even Nokia, Calvino spoke of the speed of Hermes as an ingredient to be carried the future. And yes, we took it.

At the end of the chapter on the speed, Calvino quotes a Chinese story about the artist Chuang-Tzu to whom one day a king ordered the drawing of a crab. Chuang-Tzu told the king he needed five years. After 5 years, the picture was not even begun. “I need another five years,” said the king. On termination of the time a total of ten years, Chuang-Tzu took a brush, and instantly drew the most perfect crab ever had seen.

Quite the opposite of what would happen in our time where we “domiciled” the idea of velocity (Paul Virilio, the vitesse)… Today everything is fast. We do not have a king to ask him ten years to draw a crab. And if we shoot at this speed in which we are involved, we would fall like a top.

Almost all of our scenarios are stuck in this change that has altered “the relationship” between the two times spoken of by the Chinese story: the fast and the suspended, deeply linked to each other in a matter of settling, maturation and separation of the impatience and ephemeral contingency as Calvino tells us.

By turning the world, I find devices that can interpret in another way the direction of these changes.

Hermès/French Fashion for example, speaking of Hermes/Mercury.

In 2009, Hermès sets a time to make a stop on their way to see which is the model that they will apply in their company trip, as a way to professionalizing and personalizing it.

At the 24 of the Rue du Faubourg Saint-Honore in Paris, a clock suspended, La Pendulette Boule, presided over the old desk of Émile Hermès Maurice (1871-1951), a man who collected objects which had in common emotion, tradition and modernity.

A suspended a clock witnessed the birth of this company that deals with the time since 1912, when he made his first strap of a pocket watch that “… agree to postpone the release of a scarf one year to allow a craftsman to perform well his work. “

The handcrafted “Do” by Hermès is well known for its “Kelly bag“. I had boyfriend who was an artisan of leather bags that took almost three days to reproduce one of them… But in the 80s, for all those who “did” things with their hands, seemed normal to spend more time on learning how to do something. 17,000 enrolled in the faculty of Architecture, we were aware that only a small percentage was going to complete their studies to meet the requirement of patience in repeating and repeating and repeating things in a long time, a fundamental condition for the training in our profession. Embarking on the training of architects was knowing that hurry wasn’t worth at all. But neither served for the necessary rest that ideas need.

In an age where time is the real luxury of today’s society, in December 2011 Hermès organized near the Great Wall of Beijing an “altered” and “custom” (re)presentation of time through the clock “Temps Suspendu“. Those who attended to the (re)presentation experienced the “forget” of the actual time to enter into “Hermès” time, using the imagination. The event was to launch the clock “Suspended time”, a watch that sometimes acts like “forgetting” for a moment of the present, through a mechanism, and altering the time it takes. Pressing a button at 9, there is the illusion of “suspending time” at 12 while the calendar simply “disappears” from view.

Hermès’ relationship with time has nothing to do with the quantity but quality. From the drawing of the products to their stores. The experience that Hermès wants to give to those buying Hermès is accompanied by a “warm” time. It’s like when you date with the man of your life. The most important thing is this suspended time you will spend with him.

The interpretation of time by Hermès is also the starting point of the design of its stores. Several designers who are called to design them, should think on their designs with an attitude: “Temps Suspendu” as time to dream, without stress.

Hermès’ obsession in trying to draw “humanized” objects in the context of a world ruled by the impersonal is reflected in the scale of their shops and storefronts. Works in their stores with designers who think spaces where people can feel with all their senses. An example is the collaboration with the multidisciplinary artist and industrial designer Tokujin Yoshioka, a very special artist who in his youth visited the Chapelle du Rosaire whose light is nourished by the stained glass of Matisse.

The shopwindow at the Maison Hermès in Japan by Tokujin designed for the french fashion company is a “moment of emotion” in a time suspended.

One of the most famous actress in Japan is on screen and in front of her, a scarf of the new collection. Nothing more. Digital + Analog, both literally suspended, both rectangular, same height, one opposite to the other (one in color, the other in black and white).

An instant of the duration of a breath that will be remembered for that matter, absorbed in their haste to go from one place to another “running (without wings)” and stops to wait for the blow and the magic happen again and again. Hermès vs Hermes.

My mother has an Hermès scarf given by my father in the 80’s, bought in Paris. Blue and gold. I know the feeling of wearing a Hermès scarf around the neck.

But even if I didn’t, the repeated contemplation of that light and delicate breath makes imagining it during the duration of the suspended time, which then you will end up buying: the feeling of that silk. This is design. It is talking about peripheral and dreamy perceptions.

These projects make the user time to a standstill, even the movement keeps running. As the clock button that makes disappear time that we spoke above. Freeze the time of reality and pass to be in your own time. Pierre-Alexis, the 6th generation of Hermès speaks of “a slower time”. Slow time, quick time, time to enjoy … All this is Hermès. It is the same pleasure wearing a cashmere sweater or having a beautiful leather accessory. You’re at your own time, and that’s important … It seems that Hermès is like a refuge”.

Can we, in our time of Vitesse where everything is fast and in continuous motion with no  stopping signals, stop time?

Can we freeze for a moment the Vitesse, as in the paradox of Zeno’s arrow, where if you look at each position where the arrow is for an instant of its movement to reach its goal, paradoxically it does not move?

Can we stop for a moment the other moments that are happening?

The future world will be a world where differences will be minor. Has started a new process of “changing attitudes” that everyone can analyze in their own small laboratory of taking decisions. Suspend time and say: “I want to be this.”

Elena Rocchi

—-

Para completar y entender mejor todos los elementos vinculados a la experiencia de marca que inciden en el proceso de compra, contaremos con la colaboración de expertos que nos irán introduciendo, desde distintas disciplinas y visiones, conceptos que nos ayudarán a construir mejor nuestro negocio. Hoy estamos encantados de presentaros un  texto de Elena Rocchi, arquitecta, artista y profesora.

Hay pequeñas intervenciones que dan a nuestra condición de diseñadores la posibilidad de hacer una reflexión transversal entre saber, profesión y época. Una reflexión necesita de un tiempo suspendido. Don Álvaro (Siza) se impresiona de cómo en nuestro tiempo hay prisa por acabar todo rápidamente. Desde hace un tiempo, estoy de acuerdo con él. Soy arquitecta. En mi trabajo nunca hay el tiempo para acabar bien los trabajos. Quizás la Arquitectura y el Diseño de Interiores sufren ahora por culpa de las prisas. Los arquitectos somos unos maniáticos de dibujar y redibujar, por esta obsesión de conservar las buenas ideas, de disfrutar del tiempo lento de las hipótesis de trabajo. Difícil tarea, porque al final del día hay que mediar con el ancho de la calle…

Aquí trataré un tema más lento, casi suspenso.

Italo Calvino, en su póstumo libro “Seis propuestas para el próximo milenio” abre el libro hablando de “quitar peso” como actitud para el nuevo tiempo en el que vivimos ahora, también como diseñadores. Habla de Pegaso, el caballo alado nacido de la sangre de Medusa, y de Hermes con alas en los pies, ligero, aéreo, hábil, ágil, adaptable, todo equipado para “correr” de un lado al otro y establecer relaciones entre los hombres y sus dioses. Lo más parecido a nuestro Internet. En una época en la que ni siquiera existía Nokia, Calvino hablaba de la rapidez de Hermes como ingrediente para llevarse al futuro. Y sí, nos lo llevamos.

Al final del capítulo sobre la rapidez, Calvino cita un cuento chino sobre el dibujante Chuang-Tzu al cual un día un rey pidió el dibujo de un cangrejo. Chuang-Tzu le dijo al rey que necesitaba cinco años. Después de 5 años, el dibujo ni siquiera estaba empezado. “Necesito otros cinco años”, le dijo al rey. Al pasar los diez años, Chuang-Tzu cogió un pincel, y en un instante dibujó el cangrejo más perfecto que jamás se hubiera visto.

Todo lo contrario de lo que ocurriría en nuestra época donde hemos “domiciliado” la idea de velocidad (Paul Virilio, la vitesse)… Hoy todo es rápido. Ya no tenemos un rey al que pedirle diez años para dibujar un cangrejo. Y si dejamos de rodar a esta velocidad en la que estamos metidos, como una peonza, nos caeríamos.

Casi todos nuestros escenarios son atrapados en este cambio que ha alterado “la relación” entre los dos tiempos de los que hablaba el cuento chino: el rápido y el suspendido, el uno ligado profundamente al otro en cuestión de sedimentación, maduración y separación de la impaciencia y contingencia efímera, así como nos cuenta Calvino.

Dando vueltas por el mundo, encuentro dispositivos que saben interpretar de otra manera la dirección de estos cambios.

Hermès/moda francesa por ejemplo, hablando de Hermes/Mercurio.

En 2009 Hermès fija un momento en el que hacer un alto en su camino para ver cuál es el modelo que aplicará en su viaje de empresa, como forma de profesionalización y personalización de la misma.

En el 24, Rue du Faubourg Saint-Honoré, en París, un reloj suspendido, La Pendulette Boule, presidía la antigua mesa del despacho de Émile-Maurice Hermès (1871-1951), un hombre que coleccionaba objetos que tenían en común emoción, tradición y modernidad.

Un reloj suspendido fue testigo del nacimiento de esta empresa que trata con el tiempo desde 1912, cuando realizó su primera correa para un reloj de bolsillo y que «…acepta posponer el lanzamiento de un fular un año para permitir que un artesano realice bien su trabajo».

El “Hacer” artesanal de Hermès es famoso por el bolso “Kelly”. Tuve un novio artesano de bolsos de piel que tardaba casi tres días en reproducir uno de ellos… Pero en aquellos años ’80, a todos aquellos que “hacíamos” las cosas con nuestras manos, nos parecía normal tardar en aprender a hacer algo. 17.000 inscritos en la facultad de arquitectura, éramos concientes que sólo un pequeño porcentaje iba a completar sus estudios por cumplir el requisito de la paciencia en repetir y repetir y repetir las cosas en un tiempo largo, condición fundamental de la formación en nuestra profesión. Embarcarse en la formación de arquitecto era saber que tener prisa no servía para nada. Pero sobre todo no servía para el necesario poso que necesitan las ideas.

En una época donde el tiempo es el auténtico lujo de la sociedad actual, en diciembre de 2011 Hermès organiza cerca de la Gran Muralla en Pekín una (re)presentación “alterada” y “personalizada” del tiempo a través del reloj “Temps Suspendu”. Quien asistió a la (re)presentación experimentó “olvidar” el tiempo real para entrar en el tiempo “Hermès”, usando la imaginación. El evento fue para el lanzamiento del reloj del “Tiempo suspendido”, un reloj que a veces “olvida” por un instante, a través de un mecanismo, el momento presente y altera el tiempo del que lo lleve. Presionando un pulsador a las 9, se produce la ilusión de “suspender el tiempo” a las 12 a la vez que el calendario simplemente “desaparece” de la vista.

La relación de Hermès con el tiempo no tiene que ver con la cantidad, sino con la calidad. Del dibujo de los productos a sus tiendas. La experiencia que Hermès quiere dar a los que compran Hermès va acompañada de un tiempo “cálido”. Es como cuando quedas con el hombre de tu vida. Lo mas importante será ese tiempo suspendido que pasarás con él.

La interpretación del tiempo por parte de Hermès es el punto de partida también del diseño de sus tiendas. Varios diseñadores que son llamados a proyectar, deben reflexionar con sus diseños sobre una actitud: “Temps Suspendu” como tiempo para soñar, sin estrés.

La obsesión de Hermès por intentar dibujar objetos “humanizados” en el contexto de un mundo regido por lo impersonal, se refleja en la escala de sus tiendas y sus escaparates. Trabaja para sus tiendas con diseñadores que piensan espacios donde las personas puedan sentir con todos sus sentidos. Un ejemplo es el de la colaboración con el artista multidisciplinar y diseñador industrial Tokujin Yoshioka, un artista muy especial que en su juventud visitó la Chapelle du Rosaire cuya luz es alimentada por los vitrales de Matisse.

El escaparate en la Maison Hermès de Japón que Tokujin diseñó para la empresa de moda francesa es un “momento de emoción” en un tiempo suspendido.

Una actriz de las más famosas en Japón está en pantalla y delante de ella, un pañuelo de la nueva colección. Nada más. Digital + Analógico, ambos suspendidos literalmente, ambos rectangulares, misma altura, uno el opuesto del otro (uno en color, el otro en blanco y negro).

Un instante de la duración de un soplo que quedará en la memoria de el que pasa, absorbido en su rapidez de ir de un lugar a otro “corriendo (sin alas)” y que se para a esperar a que el soplo y la magia ocurran una y otra vez. Hermès delante de Hermes.

Mi madre tiene un pañuelo Hermès que le regaló mi padre en los años ’80, comprado en París. Azul y oro. Sé cuál es la sensación de llevar un pañuelo Hermès al cuello.

Pero aunque no la supiera, la contemplación repetida de aquel ligero y delicado soplo hace imaginar durante el rato que dure el tiempo suspendido, lo que luego acabarás comprando: la sensación de una seda. Esto es diseño. Es hablar de percepciones periféricas y ensoñadas.

Estos proyectos hacen que el tiempo del usuario se paralice, aunque el movimiento siga corriendo. Como el pulsador del reloj que hace desaparecer el tiempo del que hablaba más arriba. Congelas el tiempo de la realidad y pasas a estar en el tuyo. Pierre-Alexis, de la 6ª generación Hermès, habla de “Un tiempo más lento. Tiempo lento, tiempo rápido, tiempo para disfrutar… Todo eso es Hermès. Resulta el mismo placer que ponerte un suéter de cachemir o tener un hermoso accesorio de piel. Estás en un momento para ti, y eso es importante… Parece que Hermès es como un refugio”.

¿Podemos, en nuestro tiempo de Vitesse donde todo es rápido y en movimiento contínuo sin señales de detenerse nunca, suspender el tiempo?

¿Podemos congelar por un momento la Vitesse, como ocurre en la paradoja de la flecha de Zenón, donde si analizamos cada posición en la que se encuentra la flecha durante un instante de su movimiento para alcanzar su objetivo, paradójicamente ella no se mueve?

¿Podemos por un momento parar a los demás instantes que se sucedan?

El mundo del futuro será un mundo donde las diferencias serán menores. Ha comenzado un proceso nuevo de “cambio de actitudes” que cada uno puede analizar en su pequeño laboratorio personal en el que toma sus decisiones. Suspender el tiempo y decir: “ yo quiero ser esto”.

Elena Rocchi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s