People and brands // Marcas y personas

BDCN_BannerAnaDEF-01

Brands are increasingly aware of their humanistic component and the importance of it in their positioning. Social networks demonstrate it by showing the day to day of their employees that feel happy and proud to be part of this or that corporation.  That is why having brand ambassadors is a guaranteed success investment.

Companies started to be present in the social media in an advertising way, showing its merits with a studied and planned corporate language. But nowadays, in the Knowledge Age, the needs have changed and brands now have to share quality content with their communities leaving aside any commercial intention. Communities soon reacted by feeding back this content and creating the need to the brands to interact with their users.

So there is no longer a company selling their products to a consumer, it is a brand having a dialogue with a user. And it is in this two-way relationship where the key point is: it is about one person connected to another one. It is a relationship that connects values and ideals and is at the crossroads of the user’s expectation and the brand’s promise where the crux of the matter is.

But not only users have expectations and dreams, also the employees can feel pride of belonging to a certain corporate culture. Therefore it is extremely important not to ignore that employees themselves can become loudspeakers of the brand values.

When the employee’s expectation is aligned with the image that the company wants to transmit, the corporate pride gets feed and it has more credibility than any advertising campaign because employees are often considered the most trustworthy spokesperson. What they say is considered real and transparent and driven by the company’s values and not by any promotional event.

Keeping in mind that people are the most valuable resource of any corporation, the brand image projected to the employees must be treated with the same rigour and approach than the image projected to the clients. Human resources departments call this employer branding and it is focused on designing the brand image for the potential future candidates.

As designers we must be aware of the needs of any strategic identity to know how to transmit not only to the team but also to providers and clients all the values of the brand to make them understandable, and able to embrace them properly.

We are capable to transmit in a corporate way all the intangibles of the brand seamless, through different tools such as Brand Coaching for the teams or style-meetings with providers which are essential to empower the employee and turn him to a brand ambassador. Because bearing in mind that brands are made out of people and collaborators can be very influential members is basic to strengthen their positioning and to ensure a brand’s continuing success.

Ana Lobo
Senior Retail Consultant at brandrid®

___

Las marcas cada vez son más conscientes de su componente humanístico y del peso que este conlleva en su posicionamiento. Las redes sociales dan fe de ello mostrando el día a día de empleados felices y orgullosos de formar parte de tal o cual comunidad, y es que contar con embajadores de marca es una inversión de éxito asegurado.

Las empresas comenzaron a tener presencia en las redes sociales de manera publicitaria mostrando sus bondades con un lenguaje corporativo estudiado y planificado. Pero en la era del conocimiento el salto estaba claro, más allá de esto, debían compartir contenido de calidad para su comunidad dejando de lado su intención comercial. Las comunidades no tardaron en reaccionar retroalimentando este contenido y creando a las marcas la necesidad de interaccionar con sus usuarios.

Entonces ya no es una empresa vendiendo sus productos a un consumidor, es una marca dialogando con un usuario. Y es en esta relación bidireccional donde está la clave: es un persona conectada a otra persona. Es una relación que conecta maneras de entender el mundo, es una relación que conecta valores e ideales y es en el cruce de la expectativa del usuario y la promesa de la marca donde está el quid de la cuestión.

Y no sólo los usuarios tienen expectativas e ilusiones, también los propios empleados pueden sentir orgullo de pertenencia a una cierta cultura empresarial con la que se sienten alineados. Y obviar que los empleados pueden convertirse en altavoces de los valores de la marca es un error que en el mundo empresarial del siglo XXI se puede cobrar caro.

Cuando la perspectiva del empleado está alineada con la imagen que la empresa quiere transmitir se alimenta el orgullo corporativo y éste tiene mucha más credibilidad que cualquier campaña publicitaria ya que los empleados suelen ser considerados portavoces de confianza.

Esto es porque se entiende transparente y real y está promovido por los valores de la empresa y no con ninguna intención promocional.

Teniendo en cuenta que las personas son el recurso más valioso de cualquier empresa, la imagen que proyecta una marca hacia sus empleados debe ser tratada con el mismo rigor y criterio que la imagen que proyecta hacia sus clientes. En recursos humanos esto se denomina employer branding y está enfocado en trabajar la imagen de marca para los posibles futuros candidatos.

Como diseñadores debemos ser sensibles a las exigencias de cualquier identidad estratégica para saber comunicar tanto al equipo interno como a proveedores y clientes, los valores de la marca para que estos se interioricen y transmitan de la manera adecuada.

A través de herramientas como el Brand Coaching para equipos o reuniones de estilo con proveedores somos capaces de trasladar de manera corporativa los intangibles de la marca sin fisuras, lo que es clave para empoderar al empleado y convertirlo así en embajador de marca, porque entender que las marcas son las personas que las componen y que los colaboradores pueden ser potenciales influyentes es clave para afianzar el posicionamiento de cualquier marca y acercarla así al éxito.

Ana Lobo
Consultora de Retail Senior en brandrid®

Anuncios

brandcelona manifesto

1. Grow taking care of the needs and motivations of your users without losing the vision of your business. As the Canadian poet Laurence J. Peter quoted “If you don’t know where you’re going, you will probably end up somewhere else.”

2. Design your service turning it into something fast, comfortable and flexible for your users. Time is our scarcest commodity so let’s make the time users spend with us profitable and satisfying.

3. Know well your industry, your team and your users and share your experience. Knowledge is useless if we don’t share it.

4. Analyze trends and adapt to those that are more suitable to the brand and its users. Invest resources in learning where you can proactively keep walking. Do not wait until trends trap you and turn against you by becoming your brand obsolete.

5. Innovate with your users and be sure to be aware of their opinion and suggestions.  Dynamism combat shock.

6. Lead or take a good look at the leaders and analyze their advantages. Leaders help move forward and are not always those that get more sales.

7. Create your own methodology. Do not anchor at doing things in a traditional way under the premise of “we’ve always done it like this”, adjust your working methodology to your brand, your users and trends.

8. Be creative. Do not look no simply to be better than your competitors, be different and genuine and promote creativity among your users: co-creation is very enriching.

9. Create your brand positioning in the mind of your users with attractive and positive values. Your brand will form the principal value of your business.

10. Turn your business into an experience and make it memorable. Surprise, care, excite and enthusiasm your users, and make them part of it.

—-

1. Crece adaptándote a las necesidades y a las motivaciones de tus usuarios sin perder la visión de tu negocio. Como dijo el poeta canadiense Laurence J. Peter “Si no sabes dónde vas acabarás en otra parte.”

2. Diseña tu servicio convirtiéndolo en algo ágil, cómodo y flexible para tus usuarios. El tiempo es nuestro bien más escaso así que hagamos que el tiempo que nos dedican los usuarios sea provechoso y satisfactorio.

3. Conoce bien tu sector, tu equipo y tus usuarios y comparte tu experiencia. El conocimiento es poco útil sino lo transmitimos.

4. Analiza las tendencias y adáptate a las que más beneficien a la marca y a sus usuarios. Invierte recursos en conocer hacia dónde puedes seguir caminando de forma proactiva. No esperes a que las tendencias te acorralen y se vuelvan en tu contra convirtiéndote en obsoleto.

5. Innova con tus usuarios y no dejes de conocer su opinión y sugerencias. El dinamismo siempre combate los golpes.

6. Lidera o fíjate bien en los líderes y analiza sus ventajas. Los líderes ayudan a avanzar y no siempre son los que consiguen más ventas.

7. Crea tu propia metodología. No te ancles en hacer las cosas de forma tradicional bajo la premisa del “siempre se ha hecho así”, adapta tu metodología de trabajo a tu marca, a tus usuarios y a las tendencias.

8. Sé creativo. No busques simplemente ser mejor que tu competencia, sé diferente y genuino y promueve la creatividad entre tus usuarios: la co-creación es muy enriquecedora.

9. Crea marca posicionándote en la mente de tu usuario con unos valores atractivos y positivos. Tu marca conformará el valor principal de tu negocio.

10. Convierte tu negocio en una experiencia y haz que te recuerden por ello. Sorprende, cuida, ilusiona y entusiasma a tus usuarios y haz que sean partícipes de ello.